martes, 25 de diciembre de 2012

SARSAMARCUELLO-PEÑA DEL SOL-MIRADOR DE LOS BUITRES

Día 22 de Diciembre de 2012

Ya estamos, de nuevo, en estas fechas de celebraciones (poco hay que celebrar) de fiestas religiosas (navidad) y paganas (solsticio de invierno), nos invitan a reuniones de diversa índole unidas por un mismo rito: "exceso de viandas y licores". Árboles navideños, belenes y muñecos noeles encaramados en ventanas y balcones, nos anuncian que hay que preparar el buche para recibir los alimentos propios de estas jornadas gastronavideñas.
Pues para ayudar a tan saludable menester, como la sierra de Guara está cerca, en compañía de Maite, Piedad y Atos, nos vamos a andar una ruta circular por la sierra de Loarre.
El viaje lo hacemos, en principio, entre bancos de niebla, hasta que pasado Zuera, todo nos anuncia que vamos a tener un día despejado. El Tozal ya ha perdido su blanca boina que lo cubría en días anteriores.
Preparados para la salida
Nos calzamos las botas en Sarsamarcuello (Atos no), salimos de su parte más alta, desde una fuente-merendero que alguien ha adecentado para pasar buenos ratos en su entorno. 
Comenzamos un fuerte ascenso por el PR-HU-99 entre abundante vegetación de pino, carrasca, boj, aliagas...
Tan solo el paso por zonas agrícolas en las que el cereal las viste de verde, nos  dan un pequeño respiro.
La pendiente y el sol, nos hacen desprendernos de la manga larga, estamos ya en invierno y la temperatura es impropia de estas fechas.
Piedad y Maite disfrutando del día. 
Restos del incendio de 2001
Aunque la naturaleza es sabia, todavía quedan huellas del incendio que en 2001, arrasó esta bella sierra.
Poco a poco y en lazadas, vamos ganando metros hasta la Collada Espaldadero. Giramos lentamente a la izquierda de nuestra marcha y en poco tiempo nos plantamos en la Peña de Sol (1286m.).
La vista desde este balcón encaramado sobre la Hoya de Huesca, es envidiable.
A lo lejos el Moncayo asoma por encima de la niebla que cubre el valle del Ebro. Más cerca, el embalse de la Sotonera luce un buen caudal, gracias a las pasadas precipitaciones. 
Bolea, Linás, Sarsamarcuello, Aniés, Loarre, Ayerbe..., pueblos que divisamos a nuestros pies con algunas chimeneas escupiendo el humo de la carrasca quemada que algún vecino ha prendido.
En la Peña del Sol
Peña Oroel
En este paraje, Atos y nosotros, los humanos, bebemos agua y nos tomamos un aperitivo de monte: fruta y almendras. Como queda mucho recorrido volvemos sobre nuestro pasos hasta que comenzamos a bajar por un cortafuegos que nos deja adivinar el pantano de La Peña (está cubierto de niebla), más al norte vemos la parte oriental del Pirineo: Peña Euzcarre, Bisaurín, Anie, Aspe... Más cerca, casi a tiro de piedra Peña Oroel.





Ermita de S. Miguel y Castillo de Marcuello.

Abandonamos el cortafuegos y una fuerte bajada que dibujando varias lazadas, nos coloca en la ermita románica de San Miguel ubicada muy cerca del castillo de Marcuello e  iglesia de Nuestra Señora.
Como ya habíamos visitado este enclave en otra ocasión, por la GR1 nos dirigimos hacia el mirador de los Buitres.






De nuevo estamos ubicados en uno de esos impresionantes balcones que nos brinda la montaña. A lo lejos se divisa el cauce del Gállego,  Aguero y sus Mallos, Murillo y los siempre impresionantes Mallos de Riglos: el Colorado, el Agua, el Cuchillo y más lejo asoman el Firé y el Pisón.
Otro trago y vuelta. Ahora lo hacemos por la senda de Os Fils, colgada sobre unas impresionantes formaciones rocosas entre las que podemos observar el Mallo Tornillo.




Su nombre se debe a su forma cilíndrica formada por varias galletas de piedra apiladas una sobre otras.
La primera ascensión a este mallo, la realizaron en 1963 los míticos alpinistas Rabada y Navarro. Posteriormente el 15 de Agosto del mismo año, ambos perecieron en los Alpes suizos.
La vuelta por esta senda apasiona al senderista por sus impresionantes vistas. 
Una vez en la zona del castillo de Marcuello, ahora más concurrido de caballos de chapa, tomamos el GR-95 que discurre, casi todo él por pista, hasta llegar de nuevo a Sarsamarcuello.
Bonita y agradable ruta la que hemos realizado hoy, que con sus 13 kilómetros y sus 600 m. de desnivel se la recomiendo a quien quiera disfrutar de una jornada agradable y que puede ser premiada, perfectamente, con una buena birra.
Hasta pronto




Más imágenes en el enlace de Fotos








No hay comentarios:

Publicar un comentario