miércoles, 21 de junio de 2017

PICO ACUÉ (Circular)

Día 18 de Junio de 2017
Cascada d´Espelungére
            Frontera sin frontera, bandera sin bandera, palacio sin palacio, muga sin muga... Algo así se puede definir al monte de hoy, que media docena de amigos vamos a intentar ascender como excusa de la huida de nuestra tórrida Zaragoza campeona de batir récords de, como decía aquella ilustre valenciana: "caloret" (en aragonés sería: "hace una sorna que j...").
           Pero como esta, no es página de gramática hispano-folclórica, me limito a redactar una jornada que comenzamos temprano, en un preciosos hayedo, junto a las aguas que se dejan caer con fuerza formando la Cascada d´Espelunguére (1320 m.), en pleno Pirineo francés.
Enrique, Maite, Toño, José Mari, Piedad y... ¿dónde estoy yo?.
Hayedo d´Espelungére.
         La senda comienza salvando algunas curvas de la pista que asciende a varias de las vaquerías de esta zona y que en varios de sus tramos coincide con la ruta "Senda de Camille" que algunos amigos ya recorrimos hace unos años.
      La sombra que cubre el zigzagueante sendero, pronto va dando paso a inmensos pastizales salpicados por algunas rocas en las que crecen bellas "siemprevivas" y se alojan reptiles como la culebra de collar que Toño capta con su cámara.
        Alcanzamos las proximidades de la "cabane D´Atsout en la que me viene el recuerdo de aquella vez de la "Camille", pues fue este el lugar en el que erramos el camino y subimos hacia el mismo collado que hemos de alcanzar hoy. ¡Éramos más jóvenes!.
Siemprevivas.
Culebra de collar.
Castillo d´Acher
      Pues sí, allá que vamos. Remontamos el ruisseau (corriente de agua) de Couecq alimentado por los pocos neveros que van quedando en estos últimos, extraordinariamente cálidos, días de primavera.
        Sin prisas, pero sin pausa, alcanzamos el collado de Acué (2010 m.) desde el que ya podemos divisar, a nuestras espaldas, el Middi D´Ossau, Anayet, Collarada... Frente a nosotros, al oeste, un inmenso mundo de montañas presididas por el inconfundible Castillo D´Acher. Más lejos se adivinan otras montañas como Petrechema, Mesa de los Tres Reyes, Anie...
Collado de Acué.
Cima del pico Acué. Abajo, el Ibón de Estanés.
        Pero aún queda el "último empentón", así que nos restregamos los ojos y seguimos caminando, ahora en dirección sur, por un pequeño y falso llano desde el que divisamos la cima de nuestro objetivo.
        Tras alcanzar unos pequeños lagos, los de Gabedaille, comenzamos a ascender hasta una especie de collado en el que dejamos las mochilas para atacar las últimas cuestas con destino la cima del Pico Acué (2258 m.). José Mari y Enrique se acercan hasta la cima norte o Gabedaille (2244 m.) y el resto les esperamos en este inmejorable (otro más) mirador que nos aporta la panorámica de todo el macizo que sustenta el Pico Bisaurín, así como la zona del Ibón de Estanés.
                 Bajo nuestros pies, las primeras aguas del Aragón Subordán serpentean caprichosamente por el Valle de Aguas Tuertas para, mucho más abajo, abrazarse con el Aragón y regalar su nombre a esta tierra de nobles gentes.
Aguas Tuertas.
Aguas purificadoras.
          Una vez reunidos los seis, nos autorretratamos, celebramos el haber coronado otra cima y...¡p´abajo!, pues allí han quedado algunas mochilas, de su interior parece salir el sonido de trompetas y clarines tocando a rebato, pues sabrosos manjares de montaña han de ser ingeridos por tan ilustres personajes.
         Una suave brisa nos compensa del calor, no de los rayos solares que en estas fechas caen con gran aplomo sobre estas latitudes. Fechas próximas al solsticio de verano, fechas en las que habrá que entrar en un río para limpiar nuestras emociones, quemar lo viejo en una hoguera y dar tres vueltas a su alrededor en sentido contrario a las agujas del reloj para purificar nuestros cuerpos.
Tras la ducha.
       Bueno, son costumbres ancestrales pero a nosotros nos queda ver por donde bajamos pues el descenso carece de toda referencia que nos indique el camino a seguir.
        ¡No problem!, buscamos aquí, buscamos allí, por este barranco, por aquella ladera, ese cordal... Piedad y José Mari, han debido encontrar un ascensor, les vemos allá abajo con la envidia de no estar con ellos. Los otros cuatro, poco a poco, ante la atónita mirada de un grupo de sarrios, vamos descendiendo unos quinientos metros que nos dejan en una pequeña cascada, próxima al Puerto Escalé, en la que apaciguamos el calor introduciéndonos bajo sus aguas. En este lugar los cursos hídricos se dividen, unos marchan a la cuenca mediterránea y otros a la atlántica. También volvemos a pisar senda,  desde la cima del Acué echábamos de menos tan preciado suelo.
Por el Paso d´Escalé.
              Antes de alcanzar el Paso d´Escalé, frontera natural hispanofrancesa, nos reagrupamos todos para seguir descendiendo por este sorprendente tajo labrado por las aguas del ruisseau d´Espelungére (barranco de Escalé en algunos mapas), por cuya margen izquierda transita la senda que debemos seguir.
         A estas horas ya estamos deseando alcanzar la zona de bosque, son horas en las que el calor se adueña de estos lugares. Finalmente, las hayas nos proporcionan una agradable sombra. Además, a nuestra derecha se escucha el rumor de las aguas, rumor que se hace más fuerte cuando nos vamos acercando a la cascada que, por la mañana, nos ha visto arrancar.
Barranco d´Espelungére.
          Estamos en el parking, nos acercamos al barranco para meter los pinreles en sus aguas, aunque a decir verdad remojamos alguna parte más del cuerpo, pues en este solsticio del 2017 conviene separar lo puro de lo corrupto. Se me ocurre que no estaría mal que algunos personajes de las Hispanias se metieran en remojo y dieran unas "vueltecicas" alrededor de una hoguera para purificar sus cuentas corrientes con sede en paraísos fiscales. ¡No!, ni se me ha ocurrido pensar en tirarlos en la hoguera.
          Con los cuerpos incorruptos, volvemos, atravesando el túnel de Somport, camino de casa. Una parada en Villanúa para "reponer electrolitos" y celebrar que, una vez más, concluimos una jornada montañera sin ningún percance.
          Ahora, unos día de descanso en el Mediterráneo disfrutando de la compañía de los nietos y después prepararemos las mochilas para "darle al calcetín" por otras latitudes.
Feliz solsticio y buen verano.
Hasta pronto
LOS CLICS DE HOY (clics aujourd'hui)










DATOS TÉCNICOS
Recorrido
Perfil.
Distancia: 11 Km.
Desnivel positivo: 983 m.
Desnivel negativo: 983 m.


martes, 13 de junio de 2017

LA SARRA - PUY ARCOL-SALLENT DE GÁLLEGO

Día 10 de Junio de 2017
Allá vamos.
           En teoría, el verano comienza el día 21 de Junio pero amigos, es tan solo teoría, pues llevamos unos cuantos días batiendo "récords de chicharrina".            De agradecer que los zagales de Esbarre nos suban a lo alto del Pirineo a respirar unas bocanadas de aire fresco (no mucho) y a comprobar, in situ, la veracidad de aquel verso de una jota aragonesa: "...que la nieve ardía..."
              Entre los que arrancamos en Zaragoza más una pareja que se nos añaden en Senegüé, lugar del primer avituallamiento, hacemos una partida de dos docenas de expedicionarios con destino al embalse de La Sarra. Hoy contamos con una miembro... (creo que se dice así y no "miembra" como alguien espetaba en la Carrera de San Jerónimo). Decía que contamos con... Ana, amiga de Esbarre y residente en el viejo reino andalusí de Granada.
Entre pinos.
          Con las mochilas cargadas de Agua, la epidermis bien untada de crema protectora y la "cabecica bien tapada", cruzamos el dique del embalse que las nieves, aquellas que ardían, han dejado caer, gota a gota, al río Aguas Limpias (cierto), para llevarlas al Gállego.
      Los primeros metros los caminamos en dirección sur por la pista de La Forqueta que vamos atajando por un agradable sendero que discurre sumergido en un bosque de impresionantes ejemplares de pino negro, boj y, como no, alguna zarza castigadora. Más arriba, conforme vamos ganando metros, es el prado, verde y florido, quien pasa a protagonizar el decorado.
            Las espaldas las tenemos protegidas por lo mejor de los escoltas: Peña Foratata (2321 m.); Sierra de la Partacua; y algo más humilde, el Pacino.
Peña Foratata.
Chalet del Ingeniero.
         Los últimos metros de este tramo los caminamos por la pista que nos acercará al "Chalet del Ingeniero", no sin antes vadear las aguas del barranco de Sanchacollons (curioso nombre).        Un lugar extraordinario para hacer la primera parada e ingerir algún alimento que nos ayude a seguir el camino. Además, una improvisada fuente realizada en bañera de fundición, refresca el gaznate de más de uno.
        Hacia el norte parte el sendero que lleva hacia el Ibonciello, nosotros tomamos el del este, pues es allí, por aquellos lares, donde se encuentra nuestro objetivo, caracterizado por su pared rocosa y bicéfala, que ya vemos pero no catamos, aún queda tajo que subir.
En el centro, Puy Arcol.
  La senda discurre agradablemente por el valle de La Cubetilla, poco a poco el pastizal va dando paso a la piedra que nuestras botas pisan con decisión.
           El calor aprieta, motivo por el que agradecemos que una nube esconda el sol en este último y pedregoso tramo.
       No tardamos mucho en alcanzar la collada de Puy Arcol donde se nos abre un nuevo espectáculo visual con Los Infiernos en el centro del escenario. Vestidos con la blanca capa de La Marmolera, coprotagonizan la función con los Tebarray, Garmo Negro, Algas...
Espectáculo.
Hacia la cima.
Cima del Puy Arcol.
                En este punto el grupo se divide, los unos se quedan a descargar algo de lastre de las mochilas y el resto tiramos hacia la cumbre del pico Puy Arcol, corrijo: hacia una de sus cumbres pues son dos, la norte (2417 m.) y la sur (2407 m.) que pese a ser algo más baja, los mapas la nominan como cima. ¿Por qué será?. Será porque el acceso tiene un pelín de dificultad, será porque el terreno se compone de lajas algo cortantes (mi pierna lo atestigua), será porque el patio que tenemos debajo aconseja no medirlo, pero sobre todo será porque, ya arriba, nos encontramos en un mirador inigualable sobre la vertiente sur por la que discurre el Gállego. Aunque lo intentan, algunas nubes no consiguen hurtar el paisaje en el que no faltan a la cita ni la Partacua, ni Formigal, ni la Arista de Ferraturas-Soques; la Peña Foratata y Sallent de Gállego con el Embalse de Lanuza a nuestros pies. Y hacia el este, lo que ya habíamos visto desde el collado y el valle por el que descenderemos, labrado por las aguas del barranco de Pondiellos.
Éxtasis.
Descenso
        Tomamos aire, llenamos de oxígeno nuestros pulmones y nuestras mentes, disparamos nuestras cámaras una y mil veces, pensamos, soñamos... 
         Aunque nos lo tomamos con tranquilidad, recordamos que abajo nos están esperando el resto de compañeros. Comenzamos a descender con mucha cautela, intentando no desviarnos pues aquí no hay señal alguna que te dirija por el ¿buen camino?.
          Los del collado ya han comido, yo no tengo muchas ganas (todavía) y, para que los del pico digieran tranquilamente el condumio, el resto vamos bajando poco a poco, ya nos pillarán.
Descenso
          Desde el principio del descenso, comenzamos a sentir lo que se repetirá en todo la bajada: una senda que, como el Guadiana, aparece y desaparece muchas veces pero que Javier Lacadena ,que se esmeró en recorrerla varias veces, la ha memorizado perfectamente para guiarnos por el "sendero del bien".
          Esperamos a los de atrás en las ruinas de unas edificaciones construidas para asuntos hidrológicos y, una vez reunidos, seguimos bajando hasta encontrarnos con las bravas aguas del barranco de Pondiellos, aguas que deberemos de cruzar varias veces, incluso en alguna ocasión con su nivel hasta la rodilla. La mayoría nos descalzamos, unos pocos deciden "pescar con las botas puestas".
Barranco de Pondiellos.
Dos docenas de...
¿El pastor? ¡no! Javier.
         Pasado el barranco Torozuelo el sendero discurre, definitivamente, por la margen izquierda del Pondiellos. Como decía arriba, la senda desaparece bajo la hierba y, gracias a algunas marcas que dejó Javier, vamos bajando correctamente.
            De nuevo, esta vez de frente, se nos aparece la Peña Foratata, abajo se empiezan a vislumbrar las primeras casas de Sallent en donde arribamos, junto a una fuente, con todos los honores que nos merecemos, o sea: tras asearnos mínimamente, nos vamos a un garito que nos brinda el barril de cerveza para que dispongamos de él (previo pago). "Ahora sí que tengo hambre".
Feria de las Brujas, Mitos y Leyendas.
          Sallent está animado, se celebra la Feria de las Brujas, Mitos y Leyendas del Valle de Tena. Lástima que nuestro amigo Benito ande por esos mundos.
         Este bello pueblo es conocido por ser un importante centro turístico de las actividades deportivas de invierno, aunque tiene muchas otras cosas interesantes como su iglesia gótica de la Asunción (S. XVI) de la misma época que el llamado Puente Romano;  algunas casa blasonadas que salpican un abigarrado casco; el Mentidero, popular bancada cubierta en la que se reúnen los vecinos. Y en Formigal, escondida bajo la sinrazón urbanística de los caprichos inmobiliarios, la iglesia mozárabe del Salvador de Basarán (S. X).
Fermín Arrudi, el Gigante de Sallent.

¿Y quién no ha oído hablar del Gigante de Sallent? El mozo que nació en 1870, Fermín Arrudi Urieta se llamaba, llegó a medir 2,29 metros (algunos lo quieren poner en 2,40), tenía la fuerza de cuatro hombres y  se dio a conocer por todo el mundo, desde Nueva York a París o Buenos Aires, exhibiendo su increíble tamaño. Parece una historia de cuento, pero es real.






"Nació semejante hombrón

¡claro! en el Alto Aragón.
Para sacarlo de pila
tiraron catorce en fila…"


           Una vez reunidos, subimos al autobús para regresar a una Zaragoza que nos recibe con una bofetada de calor impropia de estas fechas. No sé, pero me da a mí que el amigo "Trump no s´anterao" (o no ha querido) que lo del calentamiento global va en serio.
        En esto, como en la montaña, hay que subir, mirar alrededor, captar lo que la naturaleza te da y bajar a casa para cuidarla. Pero, creo yo, que el Donal (el pato no, el otro) no ha subido más montaña que las del dólar.


 DATOS TÉCNICOS

Recorrido
Perfil:
Distancia: 12,8 Km
Desnivel positivo: 981 m.
Desnivel negativo: 1106 m.

miércoles, 31 de mayo de 2017

TOZAL DE GUARA

Día 28 de Mayo de 2017
Used.
           Quién más o quién menos de los que andamos por "aquestos montes d´Aragón", en alguna ocasión hemos ascendido a este pico, que no por ser de menor entidad que los de sus hermanos pirenaicos, deja de tener su gracia, o sea que subir, se sube pero...
           Algunos de los amigos de hoy, subimos en otra ocasión por su cara sur, partiendo de Santa Cilia de Panzano.(dejo aquí el enlace)  Esta vez lo hacemos por su cara norte, desde las proximidades de Used que, de menos desnivel que las alternativas de Nocito y Bentué, el trazado circular propuesto endurece algo su recorrido.
Tozal de Guara y Fragineto desde Nocito.
          Hemos quedado en el garito de costumbre de Arguís un par de coches pues somos "siete los magníficos" y un asiento vacío, producto de una ausencia de última hora de un amigo que echamos de menos en la de hoy.
         Unos tomamos café, otros, como si se fuera a acabar el mundo, se meten el primer bocadillo de la jornada. La mayoría pasamos por el escusado para... 
      Un sinfín de curvas que atraviesan lugares ya muy conocidos como Belsué y su pantano, Lusera, Nocito y Bentué, nos dejan en un cuidado aparcamiento, junto a Used.
            Miramos al cielo y concluimos que el día promete ser agradable en lo que a la temperatura se refiere. Eso sí, hay que protegerse de las agresiones del sol, estamos en esas fechas en las que el amigo Lorenzo descarga sus rayos con más rigor.
        Comenzamos a caminar por una bien trazada senda que, entre boj y erizón, serpentea por suelo en el que, no sé por donde, el agua mana inundando nuestro camino y alimentando al río Used para que lleve nuestras huellas al Alcanadre.
          Atrás va quedando Used (Osse hasta el s. XVIII) pequeño núcleo del Valle de Nocito que un día tendremos que visitar, pues me cuentan que, aunque en ruinas, tiene una interesante iglesia del XVII, San Martín de Tours.
              Tras pasar por la Pardina de Zamora, alcanzamos un cruce que corresponde a la bifurcación en la que cerraremos el círculo de la jornada. 
Atajo.
        Ahora caminamos por un camino empedrado, cual calzada romana; este se alterna con algún sendero que alcorza algunos metros y ya se sabe: "el atajo cuesta trabajo". Un tramo se encuentra con árboles caídos, ramas, zarzas de las que aún conservamos su huella en nuestras pieles.
       Tras "la aventurilla" alcanzamos "el camino que nunca debimos dejar (Flanagan)" y que, tras atravesar el barranco Petriño, nos acerca hasta el refugio de Fenales. Es un buen sitio para hacer una pequeña pausa y echar un poco de gasolina al motor, pues estos carros gastan bastante energía y ahora es cuando vamos a comenzar a subir de verdad.
Una pausa en el refugio de Fenales.
Avanzando.
        Tomamos el sendero que asciende en dirección sur. En principio la vegetación la componen el pino negro acompañado de algunos pies de abetos, imponentes ejemplares de boj e, incluso, algunos grandes ejemplares de tejo. Conforme vamos ganando altura son el matorral y prado los que sustituyen a los árboles, lo que nos facilita echar un vistazo al paisaje. Atrás, hacia el norte, asoman las grandes cumbres del Pirineo central y al sur, allí arriba, nuestro objetivo.
       Pero para alcanzar la cima aún queda bacalao que cortar, así que "china chana" vamos ganando metros. Incluso parece que nos ha dado el "mal de altura" pues el cráneo de una cabra que allí quedó, nos provoca algún que otro desajuste mental.
¿Mal de altura?
¡Qué cruz!
      Vueltos a la cordura montañera, continuamos subiendo, una cruz de hierro, de esas de las que están poblados los montes, nos indica que estamos alcanzando el collado previo a la ascensión final.                        Aprovechamos para hacer un pequeño descanso. En estos días tan calurosos, aquí hace un viento que invita a su disfrute.
            Un pequeño vistazo a la cara norte, arriba la contemplaremos, y ¡p´arriba!.
      La senda se dibuja amable mientras subimos por la antecima para, en pocos minutos, alcanzar la cumbre del Tozal de Guara (2077 m.). Ya sé que no es la primera vez que alcanzamos este lugar pero, como siempre, las sensaciones de unos y otras se pueden leer en sus rostros.
Cima del Tozal de Guara.
Embalse de Calcón
        Pese a la existencia de calima, el paisaje es impresionante: Al norte asoman, entre otros, Bisaurín, Vignemale, Taillón y la Brecha, Las Sorores y Marías; más cerca, justo debajo de nuestros pies, el valle de Nocito con el Santuario de San Úrbez y las aldeas de Lúsera, Bentué y Used. Conforme vamos girando la testa en el sentido de las agujas del reloj, van apareciendo Cotiella, Turbón, Aneto, Cabezo de Guara, Cubilars... En el sur, la calima no deja ver más allá de las tierras del Somontano y la Hoya de Huesca con su capital. Cerramos los 360 grados echando la mirada hacia el oeste para divisar el Matapaños, Gratal, Gabardiella, Corcurezo, el collado de Petreñales...
Las Tres Sorores.
Se lo tendrán que hacer mirar.

Pozo de nieve de Vallemona.
        Todo un espectáculo del que disfrutamos montados sobre el cuerpo yacente de aquel gigante de la leyenda que publiqué en su día: "el Gigante Guara".
        De nuevo, a los más jóvenes de la expedición "se les va la olla" y posan asidos en la cruz (otra) en posición poco ortodoxa ante tan "respetable símbolo", -¡que cruz!.
         Aunque nos lo tomamos con la tranquilidad propia de gente madura, iniciamos el descenso siguiendo el cordal de las Puntas de Vallemona. 
           Llegados al pozo de nieve de Vallemona, sacamos la "gastroartillería" de las mochilas con el fin de combatir en esa dura batalla que están librando los jugos gástricos y, además, ¡leches, nos lo hemos currado!.
Dolina en los Llanos de Cupierlo
            Este pozo está construido con piedra sin labrar ocupando una superficie de unos seis metros de diámetro de forma cilíndrica cerrado con techo semicilíndrico sobre el que, de nuevo, se les va la olla a los "jóvenes" que alcanzan lo más alto de la construcción; -¡no se les puede sacar de casa!.
       Con la batalla ganada, seguimos descendiendo por el antiguo camino de Santa Cilia de Panzano para alcanzar el Cuello de la Cruceta de Cubilars y descender hasta los Llanos de Cupierlo, extenso llano en las inmediaciones de la cumbre del Cabezo de Guara, en él se encuentran más de 100 dolinas de hasta 25 m de radio que en ocasiones se han unido dando lugar a grandes poljes (depresión de gran extensión con el fondo llano, los contornos escarpados y de forma ovalada, que se encuentra en regiones de relieve calcáreo como esta).
Muro de piedra seca en Los Fenales.
       Entre pinos, algunos ejemplares de serbal y mucho, mucho boj descendemos hasta Los Fenales, un extenso pastizal en las que los muros de piedra seca delimitan cada una de las parcelas. Es una auténtica cuadrícula pétrea (parece ser que "fenal" proviene de "henal", o sea: pastos de heno).
           Aunque la hierba ha cubierto la senda, unos hitos bien ubicados nos guían sin ningún problema en nuestro caminar por un bosque de coníferas. 
          Poco a poco, conforme se van escondiendo las montañas del Pirineo, van apareciendo aquellos pequeños núcleos que veíamos desde arriba.
Pastos de Los Fenales, al fondo el Pirineo.
Ahí queda el Tozal.
      Used lo tenemos enfrente, atrás queda ese macizo de Guara, de historias y leyendas, de tozales, cabezos y puntales, que te atraen hacia sí mismos pero, amigo, ahora lo que nos atrae es llegar a los coches, quitarnos el sudor y tirar para Nocito pues toca reponer los electrolitos perdidos y, según dicen algunos expertos, nada mejor que la cerveza para tal fin. A los conductores nos toca menos dosis pero no importa -¡ya repondremos en casa!.
        Volvemos a casa, como siempre, con el orgullo de haber cumplido con los objetivos: subir montañas, bajarlas que no es lo menos importante, y pasar un feliz día con estos buenos amigos. cuya afición nos une año tras año. "Gracias chavales".
Hasta pronto

LOS CLICS DE "VIEJAMOCHILA"






DATOS TÉCNICOS
Recorrido

Perfil.
Distancia recorrida: 19 Km.
Desnivel acumulado positivo: 1205 m.
Desnivel acumulado negativo: 1205 m.