domingo, 27 de agosto de 2017

POR LAS MONTAÑAS DE ANDORRA, ESE PEQUEÑO GRAN PAÍS (I)

               Nos bajamos de las alturas del orgullo alpino para aterrizar en una porción de tierra escondida entre España y Francia en pleno Pirineo oriental.
                   Como en la anterior ocasión ahorraré literatura para dejar espacio a las fotografías, por aquello de que "más vale una imagen que mil palabras". De la misma manera, por no castigar a quienes siguen este blog, mostraré el recorrido en un par de capítulos
El País
                Es la quinta vez que, Maite y yo, visitamos Andorra. Sabíamos de su comercio al que se acudía en busca de gangas; sabíamos de sus grandes instalaciones de esquí; sabíamos de esa especie de balneario termal en el que, con el pompis en remojo, pasábamos unas horas luchando por un palmo de sitio para tal fin; sabíamos –y se sabe– que la gente corrupta y amiga de eludir impuestos de las hispanias tenía –y tiene– en Andorra sus ahorros de dudosa procedencia.
                 Pero, amigos, desconocíamos que es un pequeño país entre montañas –o montañas recogidas en un pequeño país–, montañas de escarpados picos y estrechos valles por donde fluyen numerosos cursos de agua que se unen para formar los tres ríos principales: el río Valira del Norte, el río Valira de Oriente y el río Gran Valira. Cubren sus laderas, grandes extensiones boscosas de pinos y abedules debido al clima mediterráneo de alta montaña del que goza el país.
El caso es que, a los "Estalentaos", Andorra nos ha atrapado con las garras de sus valles y montañas, sus cumbres y sus pueblos, su historia... ¡capti sumus!
               Sus siete parroquias se reparten un patrimonio histórico y cultural desconocido para muchas de las gentes que cruzan sus fronteras en busca de gangas. Basta nombrar alguna de sus joyas del estilo románico de sus iglesias y ermitas como: San Román de Les Bons (S. XI-XII) y San Miguel de la Mosquera en Encamp, Santa Coloma (S. IX-X) una de las pocas que puede presumir de su torre cilíndrica, San Climet de Pal (S.XII), y otras muchas más, así como otro tipo de construcciones como puentes, molinos, palomares, bordas, oratorios, casas solariegas, etc.
                     Como curiosidad, algunos museos como el de las motos, pues hay gran afición al tema por estas tierras.
                  Pero como Viejamochila no es un blog eminentemente cultural, me limito a mostrar algunas fotografías de lo comentado. (En este enlace puedes indagar en el tema).
Palomar en Les Bons.

Espadaña de San Romá de Les Bons.

San Romá de Les Bons.

Torre de los Moros (Les Bons)

Casa Cotxa

Comedor en Ca Cristo (Encamp)

Cama

Iglesia de Santa Coloma.

S. Joan de Caselles (Canillo)

Retablo de S. Joan de Caselles

Último modelo
El viaje
           Hemos quedado en las afueras de Lérida para, todos juntos, acudir a comer en La Seo de Urgell.      
          Pero la comida hay que ganársela, y nada mejor que una visita a la Catedral de Santa María, de estilo románico y datada  en el Siglo XII. Es considerada como la gran obra del obispo San Odón, que murió el año 1102, justo al inicio de las obras. Su claustro está adosado a la fachada sur. Los capiteles están decorados con una gran variedad de motivos, desde los vegetales hasta las representaciones de monstruos. En su interior, adosada al claustro de la catedral, se encuentra la Iglesia de San Miguel, de estilo románico, construida en el siglo XI.
           En el exterior, varias y estrechas calles albergan el mercado semanal de la ciudad que, todos juntos, atravesamos para llegar al establecimiento de "menjar".
            Por la tarde atravesamos la frontera hispano-andorrana para llegar a Encamp, concretamente al Hotel París que, durante estos días, será nuestro alojamiento.

Fachada occidental

En el claustro.

Detalle de un capitel.

Retablo de los gozos de la Virgen.

Altar.

Virgen de Andorra (S. XIII)

Crist d´Olp (S. XIII)

Nave principal.

El Trekking
             El gran recorrido del país (GRP) da la vuelta a todo el territorio andorrano con una distancia de unos 120 Kms., recorriendo valles glaciares, parques naturales, pueblos y bordas montañeses, ríos y estanys (lagos) de aguas cristalinas. 
           Pese a las fechas vacacionales en que nos encontramos, de gran afluencia de gentes, a veces recorreremos senderos solitarios y disfrutaremos de albadas de radiante sol que iluminará nuestros más recónditos pensamientos.
           Algunos tramos nos van a exigir esfuerzo físico que nos compensará con las impresionantes vistas que las montañas de Andorra nos regalarán.
            Pero, no olvidemos, "Os Estalentaos" ya llevamos muchos años cargados en la mochila y, perdonen los puritanos, buscamos la mayor comodidad y en este caso elegimos un recorrido en estrella, es decir, que nos alojamos en el Hotel París de Encamp, regentado por Lluis (buena gente y mejor cocinero) y un minibús nos acercará al principio de cada etapa y nos recogerá al final de la misma.
              Además, vamos a contar con la dirección de un extraordinario guía andorrano: Dani Ginesta.
          Lamentables acontecimientos de última hora han ocasionado que cuatro del grupo hayan tenido que darse de baja, aun así somos una docena a los que se nos unirá Juan, bonachón muchacho almeriense que, en pocas horas, consigue adaptarse completamente a esta cuadrilla de "estalentaos".
             Y, nada, allá vamos:

Día 13 de Agosto de 2017 (Ensagents - Grau Roig)
           Nos recoge el que será, salvo algún día, habitual conductor mañanero: Vicent, simpático y amable hombre al que saludamos.
             Dani nos presenta a Rebeca, joven y futura guía que, durante un par de días, realizará prácticas con nosotros –seguro que aprobará–.
              Vicent nos lleva por una serpenteante carretera superando más de 600 m. de desnivel, para dejarnos en el punto de inicio (1900 m.). Con él quedan tres componentes del grupo, cuyas facultades físicas aconsejan reservarse para otros días.
              Un bosque de pino negro y un par de jóvenes marmotas testifican nuestros primeros pasos que no tardarán en alcanzar la margen derecha del riu d´Ensagents. Dani nos da la primera lección de flora al mostrarnos una planta que crece en las paredes rocosas que jalonan el barranco. Se trata de la grasilla o atrapamoscas (pinguicula longifolia), planta carnívora que se alimenta de los insectos que se quedan atrapados en su piel viscosa.      
              El rumor de las agua refresca nuestras mentes y, cómo no, también nuestros cuerpos que ya comienzan a sentir el calor de este calurosa verano.
                Alcanzamos el refugio d´Ensagents (2420 m.), en el que una fresca fuente de agua nos invita a realizar un pequeño descanso.
                 Sobre nosotros, se adivina la cara sur del pico del Griu (2879 m.), tomamos la senda que. por pastizal, se dirige, dirección norte, hacia él para alcanzar el Estany d´Ensagents (2560 m.). En este punto giramos hacia el SE por terreno menos amable que el recorrido hasta ahora para alcanzar la Collada de Pessons (2810 m.).
            Dani nos muestra el primer "yaq" (ya q´estamos), el pic de Pissons, pero las nubes nos invitan a desistir y disfrutar del paisaje: Hacia el NE, el Circo dels Pessons, por el que deberemos de descender, jalonado por varios picos de paredes graníticas como el ya nombrado Ensagents, Alt de Cubil (2833 m.), Baix de Cubil (2704 m.), Montmalus (2781 m.) y por debajo: el conjunto de lagos de Pessons, restos del pasado glaciar del valle.
           No se está nada mal en tan inmejorable balcón, pero hay que tirar "p´abajo" y será Rebeca quien tome el mando para descender por unos primeros metros de senda de zigzagueo vertical con el suelo descarnado que los "estalentaos" tomamos con precaución. El asunto se suaviza al alcanzar el primero de los lagos: el Estany del Cap dels Pessons (2600 m.), lugar apropiado para improvisar una acogedora fonda y sacar de las mochilas el condumio que Lluis del París nos ha preparado. Juan (el de Almería) que ya va adquiriendo rasgos "estalentaos", extrae de su mochila todo un arsenal gastronómico que, tanto hoy como el resto de jornadas, ofrece al resto del grupo –buen zagal, nos está saliendo–.
             A partir de aquí, se va viendo más personal que, en el Estany de Les Fonts se torna en "montón", por lo que Dani aconseja tomar el sendero, más tranquilo, que nos lleva por los estanys de la Solana, para descender hasta el garito que se encuentra a las orillas del Estany Primer, recoger al trío que nos han abandonado por la mañana y, "caña tomada", descender hasta Grau Roig, punto final de la etapa de estreno. No ha estado nada mal.

DATOS TÉCNICOS 
Recorrido
Perfil:
Distancia: 12, 2 Km.
Desnivel acumulado positivo, 1075 m.
Desnivel negativo acumulado, 882 m.
Somos los que estamos, pero no estarán todos los que...

Primera cuesta, observados por...

...una joven marmota.

Un trago de agua

Nos detenemos a observar...

...la grasilla, en plena faena gastronómica.

Hay que seguir con el sol de frente, aunque...

...el agua del riu Ensagents nos proporciona frescor.

Una acónito adorna nuestro paso.

 Fuente en el...

...refugio d´Estagents.

Hay que seguir por...

...¡esas cuestas!

Estany d´Ensagents.

En la collada dels Pessons

Estanys de Pessons y La Solana.

Hay que bajar..

Formación y disciplina típica de "Os Estalentaos"

Gencianas.

Sobremesa en el Cap dels Pessons.

Hacia el estany de les Fonts.

Estanys de la Solana.

Yo también estaba (Estany Primer).

Día 14 de Agosto de 2017 (de Envalira al Vall d´Incles)
                Con el fin de que los tres que ayer se quedaron en tierra puedan acompañarnos, Dani nos propone suavizar la subida por la ruta que sale del puerto de Envalira (2400 m.). ¡Aprobado!.
               La mañana es fabulosa, el cielo luce un azul de envidia. Con el ungüento protector del sol hasta las cejas comenzamos a caminar, a nuestras espaldas queda la estación de esquí y mucho más allá observamos la estampa del collado que descendimos ayer.
             Caminamos, ora por pista, ora por senda, ora por un híbrido de ambas transitado por algún vehículo que, de ida carga bultos más cuatro pasajeros y de vuelta han desaparecido los bultos y dos de los individuos. Se trata de una típica maniobra de contrabando de tabaco.
               Pero nosotros, a lo que vamos. Alcanzamos el Pic de Maia (2600 m.) con el semblante propio del frescor mañanero.
                Los siguientes tres o cuatro kilómetros los vamos a transitar por un largo cordal de sube y baja. Bajamos al Collet d´Ortafá, subimos una loma (2612) y "p´abajo" hasta el Port Dret (2565). Nos cuenta Dani, que este paso era utilizado por las gentes andorranas que trabajaban en las minas del lado francés para sus idas y venidas a casa.
               Ahora nos queda llanear hasta alcanzar, tras un pequeño descanso, el Pas de les Vaques (2580), punto en el que comenzamos un descenso de unos 250 m. para alcanzar el estany de Baix (2324 m.), lago que reposa bajo la sierra de Mig coronada por el Pic del Siscaró. En sus orillas, algunas gentes ponen en remojo sus pinreles.
              Las cornetas y tambores estomacales claman piedad, el reloj metabólico marca la hora de acallar ese intenso ruido con un poco de condumio. Para tal fin, Dani nos propone alejarnos de la multitud y subir unos metros más, por una senda plagada de la flor, "pulsatilla alpina" desalojada de sus pétalos, hasta el estany de Les Canals Roges (2420 m.). Todo un acierto, no solo estamos más tranquilos sino que un par de nuestras amadas mozas se dan un chapuzón en las frías aguas del lago, ¡que valor!.
                Hemos vaciado las mochilas, bueno, a excepción de Juan que, a modo de chistera mágica, día a día va sacando los más variados productos gastronómicos, aunque es la sobrasada picante la reina del lugar.
              Volvemos, descendiendo sobre nuestros pasos, hacia el estany de Baix para continuar por la orilla del riu Siscaró que en un llano serpentea creando un paisaje que nos recuerda al de Aguas Tuertas del Pirineo oscense.
              A nuestra derecha dejamos el refugio de Siscaró para seguir descendiendo junto a las aguas del río que, en algunos tramos, se deja caer creando bellas cascadas; río que riega las flores que decoran nuestro camino, entre las que destacan las "epilobio". Dani, en una de sus clases magistrales de botánica nos enseña una planta, cuyo nombre no recuerdo, una especie de lechuga comestible que, de confundirla con otra de aspecto parecido, "habría consecuencias".
              Poco a poco, va apareciendo el bosque de pino para darnos sombra y llevarnos hasta el final de nuestra etapa en la cabecera del vall d´Incles. Afortunadamente, un garito denominado "l´Ovella Negra" dispone de unas frescas botellas de zumo de cebada.
         Al llegar a Encamp nos despedimos de Rebeca deseándole que nuestra compañía le haya servido para conseguir su deseado título de guía de montaña.

DATOS TÉCNICOS
Recorrido

Perfil:
Distancia, 11 Km.
Desnivel positivo acumulado, 512 m.
Desnivel negativo acumulado, 1051 m.
REPORTAJE


¿Por allí descendimos ayer? ¡Yes!

Contra la luz.

Contra la gravedad.

En el pic Maia.

¿Dónde han quedado paquetes y pasajeros?

A lo nuestro

Hoy también he venido...

...¡habemus!.

Estany del Siscaró.

Hacia allí vamos.

Dani nos enseña la "lechuga!.

Félix muestra el cartel, ¿el resto del grupo?...

...¡en la otra orilla!

Pulsatilla alpina.

Estany de les Canals Rouges.

¿Aguas tuertas?

Epilobio..., ¡la flor!, él es Fernando.

Bella cascada, escenario para...

...que las mujeres muestren sus sonrisas y su...

...sed.
Día 15 de Agosto de 2017 (Vall de Inclés a Coma de Ransol)
            Para los que no somos multilingüistas, aclarar que la definición de "coma" es algo así como una depresión rodeada de montañas. Más o menos, lo que en otros lugares montañosos llamamos "circo".
            Hoy salimos todos. Aunque la etapa es algo más exigente que la de ayer el personal se ve con fuerzas para seguir recorriendo esos senderos de las montañas andorranas.
            El microbús nos lleva hasta las proximidades de nuestro final de ayer, en el vall de Inclés (1820 m.). El comienzo lo hacemos por una pista que lleva a algunas bordas para, enseguida, tomar una pista en dirección N. que discurre paralela al riu del Manegor ganando metros a un ritmo muy cómodo. El pino negro y algunas flores protagonizan el entorno. Algunos ejemplares de ganado equino pacen tranquilamente mientras observan el paso de otros ejemplares cargados con mochilas.
              A nuestra derecha (E.) alcanzamos a ver el final del camino que recorrimos ayer, pero... "hoy es hoy y queda tajo que cortar": Pronto retomamos la GRP que abandonamos ayer a la altura del refugio del Siscaró, momento en que giramos casi 180 grados para dirigirnos en dirección NO. Ahora vemos el vall de Inclés en todo su recorrido, su geomorfología delata su origen glaciar. Entre su verdor asoman algunas bordas y otras construcciones a uno y otro lado de la pista por la que hemos llegado.
              Tras pasar por una pleta (redil) alcanzamos el refugio y estany de Cabana Sorda (2300 m.). Nos cuenta Dani que el nombre viene originado de esos momentos en que sopla el viento del sur que, arremolinado en este circo, produce un ruido ensordecedor que dificultaba la comunicación entre los pastores (no había smartphones). Vadeado un rincón del lago, asaltamos una pequeña isla como si en ella se ocultara un tesoro ( es uno de los temas que dan origen a la definición: "estalentaos").
                Un pequeño descanso, tenemos una fuerte subida hasta el "rinconcito" que Dani nos tiene reservado para el agapé de mediodía en el collado de Coma de Varilles. 
             Pero, amigos, antes hay que ganarse el coscurro y ascender algunos metros, cosa que hacemos por un prado en el que pastan algunos caballos. A nuestra izquierda  asoman un par de lagos: las Basses deles Salamandres y arriba una senda que sube verticalmente, sin ninguna compasión para con estos humildes ejemplares aragoneses; corrijo: a Maite parece que le han pinchado en el trasero y se despega del grupo para coronar el collado con algunos segundos de diferencia ¡qué tía! ¿s´abrá dopao?.
                Hace bastante viento y, efectivamente, el lugar que nos ha reservado Dani es único: al abrigo del cierzo, con los pies colgando sobre el vacío (2660 m.) sobre el estany de Cabana Sorda y la vista puesta en el bello paisaje que las montañas nos muestran.
                 Algunos se quedan aquí, el resto tenemos un "yaq" (¡yaq-uestamos!) y tiramos hasta el el pic de la Coma de Varilles (2759 m.) por una senda que en algún momento nos enseña un patio que no conviene medir.
                 Un montón de piedras a modo de hito cimero nos dice que hemos llegado a la cumbre. Aunque en el horizonte la bruma impide "ver todo lo que queremos ver", las cámaras de fotos disparan una y otra vez para capturar el paisaje que nos ofrece este mirador, tanto hacia los montes de la Coma de Ransol como los de la Vall de Inclés. 
                Nos asomamos a la vertiente francesa del pico en el que una impresionante cresta, coronada por la Tossa les Mussoles, ejerce las labores de frontera natural. Debajo se abre el amplio valle francés denominado Coma de Varilles, y también muy por debajo, al sureste, perfectamente recortado y de un color azulado claro, vemos el alargado y enorme Estany de Cabana Sorda. Hacia la zona de Ransol, en la lejanía, se divisan, magníficos, los altos picos de l,Estanyó, la Cabaneta y la Serrera (este último nos espera mañana).
          Cargados de energía descendemos hasta el "rinconcico" para disfrutar de un espléndido bocadillo acompañado por una tapas de sobrasada que el de Almería nos ha preparado.
          Dani me comenta que su "reloj alpino" le informa de que la presión está descendiendo, así que recogemos los bártulos y ¡p´abajo!.
         El sendero desciende aunque algo fuerte, de forma cómoda. Se siguen viendo algunos bonitos ejemplares de caballos y en el suelo algunas piedras nos muestran unos curiosos colores de un curioso dorado rojizo.
              Abajo ya se ve el vall de Ransol y el refugio de Coms de Jan, las nubes se van cargando y acercando a nosotros. Se escuchan algunos truenos y comienza a llover. Nos colocamos las prendas impermeables, nos cae un chaparrón que comienza con algo de granizo y ¡zas!, escampa en pocos minutos.
           La tormenta nos ha acelerado y pronto llegamos a nuestro destino en la cabecera del vall de Ransol donde el microbús nos espera para llevarnos a Encamp en donde nos tomamos unas birras.
              Nos quedan tres etapas que mostraré en otra entrega en la que, además de todo el material fotográfico que estamos viendo, dejaré un enlace con el resto de fotografías.

DATOS TÉCNICOS

Recorrido

Perfil:
Distancia, 11 Km.
Desnivel positivo, 1037 m.
Desnivel negativo, 895 m.
REPORTAJE


Lozanos mozos y mozas caminan por...

...esas sendas.

El de rojo carga con los materiales de Spielberg y Dr. House.

White Horse

Las albadas de esa tierra.

Cabecera del vall de Inclés

Vall de Inclés.

Riu de Cabana Sorda.

Refugio de Cabana Sorda
Pirata en la isla.
En el estany de Cabana Sorda.

No hay muros ni dique que nos frenen, pero...

...las cuestas, ahí están.

El estany va quedando abajo.

Precioso ejemplar.

Para alcanzar el collado...

...¡alguien se ha dopado!

En la cima del pic de la Coma de Varilles.

Los cimeros.

¡Ahí estamos!

440 metros más abajo, el esatany.

Piedra dorada.

¡P´abajooo!

Entre equinos.
 CONTINUARÁ_______

No hay comentarios:

Publicar un comentario