martes, 10 de enero de 2017

SIERRA Y PICO DE AITANA (Alicante)

Día 7 de Enero de 2016

Fría mañana en la Font de Partegat.
          Nos vamos camino del techo alicantino, en concreto a lo más alto de la Sierra de Aitana que con sus 1588 m. alberga una polémica base militar.
        Por una sinuosa carretera, seguida de una pista nos acercamos hasta la Fuente de Partagat.
       El termómetro del coche marca bajo cero, la escarcha domina todo el entorno que al encontrarse en la cara norte de las paredes de Aitana, el sol tardará en iluminar este bonito lugar.
         Nos abrigamos, calzamos y ¡al ataque!. No estamos solos, el puente de Reyes ha animado a bastante gente a disfrutar de nuestra compañía, incluso tenemos buena presencia de mascotas caninas.
¿Cuando cayeron?
          Maite y yo tomamos una senda que acorta unos metros el camino, aunque hay que ir con cuidado, el suelo presenta zonas heladas. Este sendero confluye con el PR-CV.21, por el que va llegando la "cabalgata".
        Atravesamos una zona de bloques que alguna vez han debido caer de las paredes de la sierra (más adelante cuento el porqué).           Pasamos por la fuente de la Noguera de la que no bebemos, el agua debe salir muy fría y no es momento de enfriar más nuestro ser.
    El sendero continúa ascendiendo en dirección Oeste hasta otra fuente, la de Forata, en cuyo punto giramos en dirección SE y ntransitamos bajo la sombra de las paredes de Aitana.
Fuente de la Noguera.
Hacia el Pas de la Rabosa.
Pas de la Rabosa.
Sima de Partegat.
         Pronto llegamos al punto más delicado de la jornada, se trata del Pas de la Rabosa. Aquí hay que usar las manos y pasar entre algunas rocas que no sé, me da la impresión de que por su estrechez, más de uno no podría hacerlo entre ellas. Incluso, luego nos enteraremos que algún cánido urbano se ha tenido que dar la vuelta.
       Tras cruzar el último estrecho, bajo nosotros se abre la sima de Partagat que rodeamos para dirigirnos hacia la cima de nuestro objetivo, el pico Aitana (1558 m.)
El punto más alto al que podemos llegar es un mojón que hay a 1550 metros de altitud. El vértice geodésico queda fuera de nuestro alcance, dentro de las instalaciones militares. 
En la cima de Aitana.
La otra cara del Puy Campana.
         Desde aquí se disfruta de una buena vista. Hacia el norte, las sierras de Serrella y de Aixorta. Hacia el este, la sierra de Bernia y el peñón de Ifach. Hacia el sur y sureste, el lado opuesto del que divisamos desde la Serra Gelada, el Puig Campana. También el Cabeçó d´Or y la línea de costa desde Benidorm hasta Santa Pola.
    En esta cumbre nos da la sensación de encontrarnos sobre algo que se mueve. Efectivamente, me informo que la Sierra de Aitana, ubicada en la cordillera Bética oriental, y, más concretamente, la zona de Partagat, comenzó a quebrarse hace mucho tiempo —se cree que hacia el Cuaternario— y desde entonces no ha parado.
Sin palabras.
     Los estudios geológicos determinaron que las grandes y espectaculares moles rocosas se encuentran asentadas sobre un suelo compuesto por margas, de modo que el paso del tiempo, los factores atmosféricos y la fuerza de la gravedad provocan la lenta deformación de estas margas, así como la consecuente caída y desplazamiento, ladera abajo, de los grandes bloques rocosos.
      Las simas de Partagat, cuyo origen se encuentra ligado directamente a la falla de Aitana, que alcanza los 300 metros de caída en la zona de Partagat, aumentan su anchura paulatinamente con el paso del tiempo y, probablemente, desaparecerán. Se cree que en unos pocos miles de años (un espacio de tiempo más bien corto, geológicamente hablando) los bloques terminarán por desmoronarse cayendo ladera abajo y provocando, al mismo tiempo, el retroceso del frente montañoso situado al norte de la sierra de Aitana. ¿Aún estarán las antenas?
Cordal de descenso.
       Pero, afortunadamente...¡hoy no toca! por lo que aquí arriba tomamos aire, tomamos un tentempié, tomamos unas fotos y... "tomamos las de Villadiego", así que "p´abajo", cosa que hacemos por un sendero que transita en dirección Este, tras la zona de la sima de Partagat.
      La senda recorre el cordal por la parte alta de la sierra en un continuo sube y baja, salvando varios vértices, en alguno de ellos nos asomamos para disfrutar de las vistas que nos ofrece tan espectacular lugar, principalmente el valle que tenemos abajo, el de Guadalest, en el que emerge la población de "Castell de Guadalest" que visitamos ayer y que recomiendo hacer lo propio, pues se trata de una construcción única con mucha historia. Para no extenderme, dejo un enlace aquí.
Abajo, Catell de Guadalest.
Puerta del Pou dels Teixos.
      Tras pasar junto al último de los vértices, la senda desciende fuertemente hasta el collado de Tagarina, donde nos encontramos con el PR-CV 10 que une Benifato y Sella. Giramos a la izquierda y bajamos por una pista que discurre por la cara norte de las enormes paredes por las que, solo hace unos minutos, hemos tenido a nuestros pies. 
    Nos abrigamos, hasta aquí hemos caminado en camiseta corta, pero la umbría deja la temperatura por los suelos.
     Abandonamos la pista para desviarnos por un helado sendero para ver el Pou dels Teixos, un pozo de nieve
bastante bien conservado.
Interior del pozo de nieve.
Atrás queda la Sierra de Aitana.
      Descendemos hasta la pista con mucho cuidado, el suelo está con hielo, y pronto estamos en el lugar de inicio, la Font de Partagat, un lugar de recreo.
      Y nada más, una semana para los que disfrutamos de eso que llaman "turismo activo para mayores" del IMSERSO, por lugares que nos permiten descubrir algunas montañas desconocidas para nosotros, pero por eso no menos atractivas que las que tenemos la suerte de tener a los que vivimos cerca de los Pirineos.      Nos han quedado lugares que descubrir pero hay que hacer otro tipo de turismo y, sin tardar mucho, preparar el abrigo y volver a casa.
       Hasta pronto.


Datos técnicos:
Recorrido

Perfil:
Distancia: 10,2 Km.
Desnivel + = 680 m.
Desnivel - = 680 m.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada